6 Consejos para mantener una buena postura en tu lugar de trabajo



La buena postura en nuestro puesto de trabajo es algo que debemos tener presente en todo momento, o al menos es lo ideal; lo cierto es que pocas veces sucede y vamos dejando que nuestro cuerpo adopte posturas poco ergonómicas que pueden derivar en lesiones y enfermedades temporales o permanentes.

La mala postura puede contribuir a una gran cantidad de problemas de salud, como dolores musculares, lumbalgias, tendinitis o dolores de espalda, haciendo que nos veamos más vagos, más bajos y más pesados, e incluso quitarnos 5 años de nuestras vidas. A su vez, estos problemas de salud se ven reflejados en las empresas en términos de costos de atención médica, rendimiento y productividad. Los problemas de espalda pueden llegar a costarle a las compañías varios millones al año.

buena postura

Pero, ¿cómo dejamos que este tema de la mala postura empeorara?

Para la mayoría de nosotros comienza en la oficina; las personas pueden trabajar en promedio 40 minutos de cada hora en malas posturas al frente de un computador; esto claramente es una estadística preocupante, ya que el resto del tiempo intentamos adoptar una buena postura, pero solo lo hacemos porque empezamos a sentir molestias derivadas en la mala posición que tuvimos y que se ven reflejadas en nuestra espalda u otra parte del cuerpo como rodillas u hombros. Todo esto sin mencionar los teclados, pantallas y teléfonos mal ubicados y en ocasiones una silla “ergonómica” tan compleja de usar que al final termina siendo nuestro peor enemigo. Algo a tener en cuenta es que los malos hábitos son difíciles de dejar; así que veamos algunos consejos de compañías que han empezado a implementar programas de bienestar y mejora para promover la buena postura en el lugar de trabajo.

Ponte cómodo

Desafortunadamente, algunos de los consejos tradicionales que asociamos con una buena postura involucran adoptar posiciones que en realidad son bastante incómodas para nuestro cuerpo. Esto no debería pasar bajo ninguna circunstancia. Cada vez que te sientas incómodo, algo está mal. Si algo duele, es hora de reajustar tu postura.

Adopta una buena postura

A todos nos enseñan a levantar nuestro pecho y mantener nuestros hombros hacia atrás. Eso está mal, pues bajo esta regla podemos forzar nuestra espalda a soportar peso que no debería. Comienza con poner tu cadera y glúteos en la posición correcta, ya que ahí es donde debe reposar el peso de nuestro cuerpo, no en la columna. Sabiendo esto podemos decir que una buena postura debe ser relajada y que una vez que logramos hacer que el peso de nuestro cuerpo repose en los huesos que se encuentran en los glúteos, los demás músculos del cuerpo van a estar más relajados y empezaremos a gozar de una mejor higiene postural.

buena postura

Utiliza un asiento ergonómico

Elige un asiento que te permita subir y bajar la altura, y mantener la distancia adecuada entre tu cuerpo y la pantalla. Debes tener en cuenta que los pies deben estar en contacto con el suelo y las rodillas deben formar un ángulo recto, manteniéndose a la altura de las caderas. Para un apoyo lumbar óptimo, la parte baja del respaldo debe alinearse con la curva natural de la parte baja de la espalda.

15 minutos de buena postura

Estar concentrado todo el tiempo en una misma tarea puede ser agotador, y pasa lo mismo con nuestra postura; no podemos pretender mantener la misma posición durante todo el día o por periodos de tiempo demasiado prolongados. Lo que puedes hacer es dedicar cada día de 15 a 30 minutos a mantener una buena postura; con el tiempo descubrirás que tu cuerpo comenzará a mantener una posición correcta y saludable de manera natural, incluso en aquellos momentos en que no estés consiente de tu postura.

Organiza tu superficie de trabajo

Identifica los objetos que más utilizas y ubícalos cerca de ti; los demás ponlos fuera de tu alcance, esto te obligará a pararte de vez en cuando, cambiar de postura y hacer pausas activas, de esta manera estimulas la circulación de tu cuerpo. Siempre que puedas, utiliza los comandos del teclado en lugar del ratón, causa de muchísimas tendinitis.

buena postura

Motivación

Para terminar debes entender que esto es algo que depende ti, no puedes culpar a los demás por tu mala postura; así que piensa en lo mucho que esto te beneficiará y recuerda los beneficios de mantener una buena postura en tu lugar de trabajo:

  • El estrés, dolor y fatiga disminuirán, y serán reemplazados por energía y relajación.
  • Hace que estés más concentrado, positivo, creativo y productivo en las actividades que
    realizas.
  • Una buena postura puede hacerte lucir más alto, delgado y proyectar confianza en ti
    mismo y hacía los demás.
  • Te da la confianza para afrontar los retos que te propongas.

En resumen, practicar una buena postura depende en gran parte de ti y de conocer un poco sobre las posiciones adecuadas en tu puesto de trabajo, es una pequeña inversión con grande beneficios, que ayuda disminuir tus problemas de salud y aumentar tu productividad.

Si te gustó este artículo dale  me gusta y compártelo con tus amigos.