Conoce el impacto que ha tenido el consumidor digital en las empresas

 
El consumidor digital es toda aquella persona que usa la tecnología como medio para adquirir un producto, servicios o simplemente consumir contenido digital de alguna marca. Un ejemplo de esto son las redes sociales; muchas personas las usan para estar en contacto con sus marcas favoritas y del contenido que estas publican, pero no siempre hacen una compra inmediata, al menos no a corto plazo; pueden pasar varios días, semanas o meses para que el contenido que una marca publica en las diferentes redes logre convertir a sus consumidores en clientes finales.

El consumidor digital está cambiando la forma de ofertar un producto y/o servicio, ahora las empresas están prácticamente forzadas a estar en aquellos canales donde estén sus consumidores. Si analizamos este cambio de consumo podemos observar que anteriormente eran las personas las que debían buscar las marcas para adquirir un producto o servicio, para ese entonces las empresas podían enfocar sus estrategias en el producto y no se preocupaban mucho por el consumidor, ya que sabían que de una forma u otra los buscaría para adquirir dicho producto. Pero ahora las cosas han cambiado; son las empresas las que deben buscar a las personas mientras estos se sientan detrás de la pantalla a observar quien les hace la mejor oferta.

También puede interesarte… La importancia del comprador digital en el siglo XXI

consumidor digital

Si bien el consumidor digital ha cambiado la forma en que las marcas llegan a sus clientes, estos también han cambiado la forma en la que trabajan. Uno de los principales cambios se puede evidenciar en la contratación de talento humano calificado, es decir, las empresas deben contratar personas que sepan cómo funciona el mercado digital, que sepan cómo piensan sus clientes y lo más importante, personas capaces de generar ideas óptimas para llegar a un público determinado. Ya no se trata solo de suplir una vacante para realizar tareas específicas, ahora se tratar de pensar en el cliente y en las diferentes formas de llegar a él.

Existe una particularidad en todo esto de la contratación del nuevo talento humano; en su mayoría son personas jóvenes principalmente pertenecientes a la generación de los Millenials. Esto hace que los modelos de trabajo deban adaptarse también a esta generación exigente. Lo que quiere decir que las empresas deben modificar sus esquemas de trabajo para satisfacer las necesidades labores de sus empleados.

Tal vez te estés preguntando a que nos referimos cuando decimos que las empresas deben modificar sus esquemas de trabajo.

La respuesta a esa pregunta radica desde el mobiliario que se utiliza en las empresas hasta las metodologías para desarrollar las actividades.

El mobiliario es una parte muy importante a la hora de mantener motivados a los empleados que van a estar constantemente buscando soluciones y estrategias para llegar al consumidor digital. A estas personas les gusta sentir que están trabajando en un ambiente en el cual pueden dar rienda suelta a su creatividad. No les gustan las barreras, por lo que el modelo de oficina cerrada solo está permitido para salas de reuniones, ya que estos prefieren estar en constante comunicación con el equipo de trabajo.

consumidor digital

El Soft Seating le permite a las empresas crear espacios de reuniones cortas y momentos de esparcimiento en donde se puede hablar de algo más que trabajo. Este tipo de ambientes permiten al empleado tener un respiro creativo. No caigas en el error de pensar que a más horas de trabajo mayor productividad. Permite que los empleados tengan momentos de relajación cortos y de esta forma mantendrás su energía y motivación siempre en alto.

Como puedes ver el consumidor digital no solo está cambiando la forma de adquirir productos y servicios, también está cambiando la forma en que trabajan las empresas para poder satisfacer las necesidades de sus clientes.