¿Cómo integrar la naturaleza en el espacio de trabajo?



Los seres humanos tenemos la necesidad inherente de conectarnos con la naturaleza, los espacios verdes y el aire libre. Lo curioso de esto es que estudios han demostrado que alrededor del 85 al 90% del tiempo las personas permanecemos en espacios interiores.

En una encuesta aplicada a 1,000 empleados, se encontró que el 30% de las personas no obtiene más de 15 minutos de tiempo al aire libre durante la jornada laboral. Un 15% puede extender el tiempo diario en ambientes exteriores a 30 minutos, mientras que solo el 26% logra pasar una hora completa fuera de la oficina cada día.

En respuesta a esto, nació el diseño biofílico, para disminuir el impacto de esta separación, al traer elementos naturales al interior de las empresas para reflejar los ambientes exteriores. Agregar elementos biofílicos a las oficinas puede aumentar la productividad y reducir el ausentismo; dos factores que influyen considerablemente en el cumplimiento de objetivos estratégicos por parte de las compañías.

diseño biofílico

El diseño biofílico va más allá de plantas en macetas que normalmente pensamos para nuestros hogares y oficinas, hay otras formas creativas de maximizar la cantidad de naturaleza dentro de una oficina sin sacrificar el espacio del piso y el escritorio. Muchas empresas hacen uso de paredes verdes también conocidas como jardines laterales o verticales, y macetas con diseños diferentes que hacen que las plantas sean una parte vibrante de la estructura de la oficina. Sin embargo, al igual que las plantas, otras características de diseño, como el arte inspirado en la naturaleza, el uso imaginativo de la luz y la sombra e incluso los sutiles efectos de sonido y aromas pueden llevar la sensación de la naturaleza al espacio de trabajo.

A demás de los beneficios psicológicos que puede aportarnos el diseño biofílico, existen otros que no podemos pasar por alto. Las plantas pueden mejorar la calidad del aire y ayudar con la reducción de ruido, una gran ayuda en la oficina moderna, colaborativa y ocupada. Ubicadas estratégicamente cerca a las ventanas, las plantas en macetas pueden ayudar a enfriar los espacios interiores agregando sombra. Las paredes verdes o jardines laterales también son aislantes muy efectivos, ya que ayudan a mantener el calor afuera en épocas de calor y a retenerlo durante el invierno.

diseño biofílico

Para las oficinas que buscan la certificación LEED o WELL Building, agregar elementos biofílicos también puede ser una buena opción para contribuir al puntaje general.

Las empresas que no pueden incorporar jardines laterales debido a temas de presupuesto, condiciones de iluminación inadecuadas o falta de riego; las paredes de musgo están creciendo en popularidad dado a su atractivo similar con las paredes verdes; se sostienen bien en espacios con poca o nada de luz natural y son fáciles de mantener, ahorrando en costos de mantenimiento.

A medida que nuestra comprensión aumenta desde el punto de vista académico y los diseñadores innovan desde una perspectiva práctica y estética, el diseño biofílico desempeñará un papel cada vez más importante en los espacios de trabajo.