La motivación laboral y su importancia en la oficina de hoy

 
La motivación laboral se ha convertido en uno de los principales factores a los que los empleadores y las áreas de gestión humana le están prestando atención cada vez más. Y no es para menos, pues ya se han dado cuenta del impacto tanto positivo de tener empleados motivados a la hora de trabajar. Mejorar la motivación laboral es sinónimo de productividad, mejor rendimiento y empleados comprometidos con las labores que desempeñan. Estos y muchos más son algunos de los beneficios de tener una buena motivación laboral en la oficina.
Muchas empresas tienen el concepto de que la motivación laboral es simplemente aumentar el sueldo del empleado, pero están equivocados; la motivación laboral va mucho más allá del dinero. Muchas personas más que un buen salario también busca trabajar en empresas donde se sientan valorados y donde puedan tener buenas relaciones interpersonales con los demás compañeros de trabajo, un ejemplo claro de todo esto son los Millenials.

motivación laboral

Ahora que ya tienes claro que no solo es necesario aumentar los salarios de los empleados para aumentar su motivación a la hora de trabajar, vamos a ver 7 consejos que puedes aplicar en tu empresa o equipo de trabajo para mantenerlos motivados y así mejor su productividad y alcanzar los objetivos propuestos.

  1. La adecuación del trabajador a su puesto de trabajo. Asegúrate que cada empleado desempeñe las laborares para las que fue contratado. En muchas ocasiones por la carga laboral algunas empresas optan por asignar labores extras a los empleados para suplir alguna necesidad especifica que se tenga, en la mayoría de los casos estas tareas extras no están relacionadas con las funciones principales del trabajador. Este tipo de situaciones tienden a desmotivar a la persona y con ello su rendimiento laboral.
  2. Integración y acogida de nuevos empleados. La integración del personal es primordial para que la comunicación fluya y el buen ambiente se contagie, generando optimismo y ganas de trabajar sabiendo que todos forman parte de un solo equipo. Crea algún tipo de protocolo de bienvenida cada vez que ingresa un empleado nuevo a la empresa, de esta forma le será más fácil a la persona integrarse con cada uno de los miembros del equipo y entrar en sintonía con el ritmo de trabajo.
  3. Mejora de las condiciones de trabajo. Dotar a los empleados con herramientas de trabajo poco óptimas o que no son adecuadas para las labores que desempeña, es una de las principales causas de la desmotivación laboral. Por ejemplo; si un empleado que trabaja en la parte de contabilidad debe utilizar papel, lápiz y calculadora para llevar la contabilidad en lugar de un software apropiado, o que un delineante tenga que hacer los planos a mano con tinta china, y competir con programas avanzados que utiliza la competencia. Dale al empleado las herramientas necesarias para que pueda desempeñar su labor de la mejor forma posible, con ello la persona sentirá que te preocupas por su rendimiento y productividad y no solo por el objetivo final. Además de las herramientas directas, también están las indirectas, como tener una cafetería con microondas por si alguien quiere servirse un café o comer algo. Una oficina bien acondicionada y unas buenas herramientas de trabajo lo hacen todo mucho más sencillo.
  4. Procura ambientes de trabajo seguros y cómodos. Asegúrate que los espacios sean adecuados para las labores que desempeñarán los empleados y no representen un peligro para su salud. El mobiliario de la oficina es uno de los principales factores en los que debes enfocarte: Sillas ergonómicas, escritorios a la altura correcta y accesorios adecuados son los conceptos básicos de un espacio de trabajo saludable para los empleados. No descuides la ergonomía en la oficina, los ambientes poco ergonómicos son los principales causantes del estrés que a su vez puede producir lesiones y enfermedades que van a aumentar el ausentismos en la oficina y al mismo tiempo que los empleados no se sientan motivados al momento de trabajar.  También te puede interesar… Como elegir tu lugar de trabajo ideal.
  5. Que no todo sea trabajo. La productividad es importante, pero pensar únicamente en trabajo y considerar que todo lo demás son “distracciones” generará un ambiente laboral tenso y poco motivante. Organiza actividades recreativas que les permita a los empleados fortalecer los vínculos en el equipo. Esto también le permitirá a las personas despejar la mente para la generación de nuevas ideas. Algunas actividades que puedes organizar en la empresa que saquen al empleado del entorno de la oficina son: Aeróbicos, un compartir mensual (refrigerios), celebración de cumpleaños, pausas activas grupales, etc.
  6. Espacios de descanso. Como lo mencionamos anteriormente “no todo es trabajo”, en muchas ocasiones la carga laboral puede agotar más de lo normal a los empleados, por lo que la incorporación de espacios de descanso en la empresa es ideal para esos momentos en los que el empleado necesita despejar la mente y tener un momento de relajación para poder retomar sus actividades con una actitud positiva.
  7. Entrenamiento y capacitaciones. Algo muy importante para la motivación laboral es permitirle al empleado crecer profesionalmente en sus actividades. Las capacitaciones y el entrenamiento constante te permitirá mantener un buen talento humano, y al mismo tiempo que tus empleados se sientan agradecidos con la empresa por la oportunidad de adquirir nuevos conocimientos.

Como puedes ver, no es solo el salario el que define la motivación laboral del empleado. Puedes aplicar algunos o todos los consejos que te dimos para promover el buen ambiente laboral en tu empresa y con ello tener empleados motivados que trabajen en equipo para la lograr los objetivos de la compañía.

Si te gustó este artículo dale Me gusta y compártelo con tus amigos.