El ABC de las pausas activas

 
¿Qué son Pausas activas?

Las pausas activas son breves momentos durante la jornada laboral donde las personas recuperan energías para seguir con su trabajo, y en el caso de los creativos, tener momentos de dispersión para estimular la creatividad a través de diferentes ejercicios que ayudan a reducir la fatiga laboral y a prevenir el estrés.

Recordemos que las pausas activas no son dejar de trabajar, una pausa activa es tomar pequeños descansos durante la jornada laboral para que los músculos puedan liberar la tensión acumulada y por continuar con las labores sin sentir fatiga, dolor o cansancio. Por ejemplo, las personas que trabajan sentadas tienen gran presión en los glúteos y la zona poplítea, lo ideal sería que sus pausas activas fueran de pie, lo mismo con los que trabajan de pie, deben sentarse y liberar el punto de tensión que en este caso sería el tren inferior.

¿Por qué deben hacerse pausas activas?

En el trabajo los músculos que son llevados al extremo durante las extensas jornadas laborales y permanecen estáticos acumulan desechos tóxicos que producen la fatiga, dolor en hombros y cuello, lo que conocemos comúnmente como estrés, pero no necesariamente lo es. En realidad es tensión acumulada; esta tensión también puede presentarse en las piernas al disminuir la circulación ocasionando calambres y lo que llamamos “arañitas”.

pausas activas

¿Cuánto deben durar las pausas activas?

Es recomendable hacer pausas activas al empezar la jornada para que los músculos tengan un estiramiento previo antes de iniciar nuestras labores, cada 2 ó 3 horas durante el día y al terminar la jornada, con una duración de 5 a 10 minutos. En este corto pero fundamental momento el cuerpo obtendrá la energía necesaria para continuar con las actividades y así disminuir los índices de enfermedades ocasionadas por el estrés o la fatiga, al igual que evitar lesiones y mejorar la productividad de los empleados.

¿Cuáles son los beneficios de las pausas activas?

  • Reducen la tensión muscular.
  • Previenen lesiones como los espasmos musculares.
  • Disminuyen el estrés y la sensación de fatiga.
  • Mejoran la concentración y la atención.
  • Mejoran la postura.

pausas activas

También te puede interesar… ¿Por qué deberías preocuparte por tener una buena higiene postural?

¿Qué se debe tener en cuenta a la hora de realizar pausas activas?

  1. La respiración debe ser lo más profunda, lenta y rítmica posible.
  2. Relájate mientras pones en práctica el ejercicio elegido.
  3. Realiza ejercicios de movilización en la articulación antes del estiramiento.
  4. Concéntrate en sentir el trabajo de los músculos y las articulaciones que vas a estirar.
  5. Siente el estiramiento y consérvalo activo entre 5 y 10 segundos.
  6. No debe existir dolor, debes sentir el estiramiento que estás provocando.
  7. Idealmente, realiza el ejercicio antes de sentir fatiga, puede ser cada dos o tres horas durante la jornada.
  8. Elige en primer lugar ejercicios para relajar la zona del cuerpo donde sientes que se acumula el cansancio.
  9. Para que un ejercicio sea realmente beneficioso debes hacerlo suavemente y acompañado de la respiración adecuada.

Tomado de ARL SURA  

Mucho trabajo y poco movimiento. Gran error. El hecho de estar varias horas en la misma posición y realizando la misma actividad puede traer graves problemas en su columna, espalda, manos, piernas, cabeza, entre otros. No dejes que esto te suceda a ti o a tus empleados.

Ahora que conoces la importancia de las pausas activas, no dejes de compartir este artículo con tus amigos, compañeros de trabajo o empleados. Ayúdalos a ellos a mejorar su salud mientras trabajan y a ser más productivos.